Seleccionar página

La idea de reformar un piso para venderlo después es lo que se conoce como Home Staging, y es una estrategia utilizada por agentes inmobiliarios que consiste en preparar el inmueble para su posterior venta. Pero cuando hablamos de preparar el inmueble y de reformar, no nos referimos a intereses particulares para una familia o una persona en concreto, sino todo lo contrario, se trata de realizar una reforma neutral para que el piso pueda resultar atractivo a un mayor público, de forma que se venda más rápidamente.

Lo primero que has de tener en cuenta es que ese piso ya no es tu hogar y lo que quieres conseguir con la reforma es que sea el hogar para tu potencial comprador, así que lo primero que hay que identificar es cuáles son nuestros posibles clientes y a qué tipo de público nos vamos a dirigir, si es un barrio para familias o por el contrario es un barrio para gente joven.

Lo segundo es despersonalizar nuestra casa, la reforma que hagamos tiene que dejar la casa sin detalles personales, todo debe verse neutro y agradable, con espacios despejados, colores claros y los mínimos muebles posibles para dar sentido al espacio pero sin agobiar.

Prestar atención a los detalles, es decir, que no haya ninguna avería ni nada que no funcione o se vea descuidado y viejo.

En general, pensar en mejoras estructurales que no sean demasiado complejas, como puede ser cambiar las ventanas y las puertas para que sean más eficientes energéticamente.

Todas estas ideas pueden conseguir que una pequeña inversión se convierta en una manera fácil de vender la casa más rápido y por supuesto de poder ganar más dinero con la venta, si no te ves capaz de hacer frente a una reforma tú mismo, siempre puedes confiar en los profesionales, los agentes inmobiliarios conocen de primera mano el mercado y saben qué buscan los compradores, y podrán asesorarte para que hagas las reformas oportunas para conseguir vender antes y a un mejor precio.

Compártelo:
WhatsApp chat